La eficiencia energética en América Latina se desarrolla entre las “barreras”, los impulsos nacionales y la ayuda externa

By: María Paz Sartori, Semanario Búsqueda con apoyo de Earth Journalism Network

“La eficiencia energética es la energía que evitamos generar. Ahorramos energía”, indicó Fernando Ferreira, secretario ejecutivo de la Organización Latinoamericana de Energía (Olade). “Nuestros recursos energéticos no son infinitos, entonces la eficiencia es un gran aliado”.

En Latinoamérica ha crecido el interés por implementar políticas de eficiencia energética por parte de los gobiernos, el de los privados por consumir menos energía y el de las familias que comienzan a comprender la importancia de ahorrar y mantener el mismo nivel de confort. Además, el acuerdo de París de Cambio Climático al que se llegó en diciembre de 2015 en negociaciones de Naciones Unidas —un compromiso mundial y vinculante—, obliga a los países a reducir sus emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y en esto la eficiencia energética es un aliado. Según la investigación realizada por Búsqueda con el apoyo de Earth Journalism Network (EJN) de Internews, en América Latina existen niveles desiguales de desarrollo de la eficiencia energética, nuevas oportunidades y diversas barreras para su adopción.

Tímido avance

Hay impulsos en Latinoamérica. Políticas para incentivar el ingreso de tecnología eficiente, electrodomésticos, iluminación bajo consumo; trabajo desde los gobiernos para llenar vacíos de legislación y la búsqueda de un cambio cultural. Los frentes son diversos.

Hay “barreras” para la adopción de estas tecnologías eficientes, dijo Roberto Borjabad, oficial de programa de la Unidad de Cambio Climático del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma).

Las tecnologías eficientes generalmente son las más actuales y tienden a ser más costosas que las no eficientes. Los números inciden. Pese a que la inversión se desquita a los pocos años, pesa más el hoy.

“Estamos convencidos de los beneficios de la eficiencia energética pero hay una desventaja: el capital inicial es alto” y por eso se crean políticas de apoyo para favorecer la incorporación de productos eficientes al mercado, indicó Borjabad. Los incentivos y subvenciones son necesarias. En Latinoamérica hubo reparto gratuito de lámparas de bajo consumo, pero cuando estas cumplieron su vida útil, las familias las renovaban por las más baratas y menos eficientes.

Cambio climático

El acuerdo de París planteó limitar el aumento de temperatura global a menos de dos grados y hacer un esfuerzo mayor por no superar los 1,5 grados. Esto implica la necesidad de reducir GEI que contribuyen al cambio climático y favorecen el aumento de la temperatura. Para lograrlo requiere cambios en la forma de producir con energías más limpias, menos consumo y también un desarrollo sustentable a largo plazo. La eficiencia energética es parte del combo.

Trabajar sobre tarifas de los energéticos es una de las mejores políticas públicas para promover la eficiencia energética y es un tema de gran preocupación en este momento”, dijo Ramón Méndez, director saliente de la Unidad de Cambio Climático de Uruguay.

Compromisos en papel

Los países presentaron, previo al acuerdo de París, sus compromisos de reducción de emisiones GEI, a lo que cada uno está dispuesto a llegar. Estos documentos conocidos como Contribuciones Nacionales Intencionalmente Determinadas (INDC, por su sigla en inglés) incluyen una lista con metas por país que ahora deberán llenar de acciones.

En los INDC los países latinoamericanos se plantearon metas a las que pretenden llegar con fondos propios, pero dejaron supeditados a fondos internacionales medidas ambiciosas de eficiencia energética. Los países incluyeron en todos los casos compromisos en el área de la energía, algunos más específicos que otros. Los países de la región ven luego del acuerdo de París una mayor oportunidad para conseguir fondos para eficiencia energética (EE). Costa Rica, por ejemplo, apunta a recursos del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por su sigla en inglés) y de Pnuma para crear un fondo de eficiencia energética en su país. El Salvador ya recibe cooperación internacional clave para implementar la EE.

Hito y cambio

Hay países como México o Uruguay que hace ya más de una década vienen transitando este camino de incentivos para promover la eficiencia energética con “señales” para el consumidor final.

En Uruguay el Plan Nacional de Eficiencia Energética es de 2015 y tiene en sus espaldas más de una década de trabajo en el tema con un paquete de instrumentos e incentivos, la creación de un fideicomiso y líneas de asistencia con fondos no reembolsables para el sector residencial, otros para el industrial y campañas educativas. Tiene metas que hoy son “conservadoras” y evalúan “ir a más”, dijo Olga Otegui, directora nacional de Energía, durante el VII Seminario Latinoamericano y del Caribe de Eficiencia Energética, organizado en abril por Olade en Montevideo.

México también enfrenta dificultades vinculadas a la necesidad de informar y concientizar a todo nivel a la sociedad. Su trabajo en eficiencia energética se remonta a décadas atrás, con antecedentes en 1980 y 1990. La Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee) de México, al igual que Uruguay, cuenta con una serie de instrumentos variados y programas para fomentar la eficiencia energética.

Uno de los mayores desafíos de México hoy es lograr que la industria esté concientizada con la necesidad de llevar adelante programas de eficiencia energética, ya que a nivel residencial “se ha avanzado”, señaló el director de planeación de Conuee, Pedro Hernández. También es “complicado” con 32 entidades y una directriz federal lograr “bajar a leyes estatales los planes” y “aplicarlo en los municipios, mucho más”. Para que se logre requiere un “cambio cultural” y “difusión de los cambios de hábito y patrones de consumo”, dijo. Y añadió: “La institucionalización de la eficiencia energética en México ha sido fundamental”, de todos modos, la forma de administración federal “es uno de los problemas importantes”.

Desacoplar

Chile aspira a conseguir lo que México ha logrado, desacoplar la curva de producción respecto al consumo de energía. Pero cada país tiene sus particularidades. Chile trabaja para “desarrollar el mercado” de la eficiencia energética. En 2008 comenzó la tarea, en 2010 se creó el Ministerio de Energía y la Achee (Agencia Chilena de Eficiencia Energética) en 2011. Actualmente se encuentra en discusión el proyecto de Ley de Eficiencia Energética sobre la que discrepan el sector privado y el gobierno a la interna.

Uno de los principales problemas de El Salvador ha sido también la resistencia del sector privado por una “falta de conciencia” y “desconocimiento de los beneficios económicos” de la EE, comentó Luis Roberto Reyes, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Energía de El Salvador. Además, muchos empresarios evalúan únicamente la inversión de los proyectos “considerándolos en costos” y el análisis del ahorro a veces no es profundo.

Colombia también enfrenta dificultades con el sector privado. El de la eficiencia energética es aún un mercado “muy incipiente” tras cinco años de aplicación del Programa Racional de Energía. “Aunque en los últimos años la eficiencia energética ha tomado relevancia en la agenda de gobierno” con desarrollo de normativa, diseño y ejecución de programas de cooperación internacional y aplicación de incentivos tributarios, “no ha alcanzado las metas indicativas propuestas”, señaló Jorge Alberto Valencia, director general de la Unidad de Planificación Minero Energética de Colombia. Aludió a problemas en el vínculo institucional entre sector público y privado, con la falta de información previa para determinar los potenciales y las medidas costo efectivas, entre otros motivos

Los chicos

Los pequeños países e islas del Caribe comparten similitudes. Para Trinidad y Tobago aplicar medidas de EE es un “fenómeno nuevo” y las que se están llevando a cabo están “en un estado prematuro” como para evaluar su impacto, comentó Anita Hankey del Ministerio de Energía e Industrias Energéticas de este país durante el seminario de Olade. “La política nacional de energía ha estado en formato de borrador por demasiado tiempo”, opinó, y reclamó apoyo de fondos internacionales para una “tarea dura”.

A Belice, ubicado entre México y Guatemala, le falta legislación y busca aliados en la región. También carece de financiamiento estable que le permita planificación a largo plazo e implementar medidas, afirmó Ryan Cobb, oficial de energía del Ministerio de Servicios Públicos de Energía de Belice. Para este país, los fondos internacionales son “esenciales”.

Artículo completo: http://www.latinclima.org/articulos/la-eficiencia-energetica-en-america-latina-se-desarrolla-entre-las-barreras-los-impulsos

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s