Colombia: un campeón ambiental? una historia de contradicciones

Traducido del documento escrito por Héloïse Pichot economista francesa especializada en desarrollo sostenible

Con la COP21 llegando, es el momento de echar un vistazo más de cerca a las posiciones nacionales sobre el cambio climático y los esfuerzos de mitigación. Una manera fácil de hacerlo es hacer referencia a la postura oficial de las naciones en las negociaciones internacionales; las otra es mirar la política y las acciones nacionales. Seguramente deben ser coherentes? Bueno, tal vez no siempre, como es el caso que Colombia demuestra.

Colombia es uno de los países más húmedos del mundo, corre el riesgo de manera inequívoca de diluvios de los cambios en el clima de los Andes y las inundaciones costeras permanente graves, mientras que otras partes están en peligro de sequías y de la extensión de zonas áridas, como el desierto del norte de La Guajira. para pintar un cuadro completo, todo el país presenta una alta recurrencia de desastres naturales asociados a las condiciones climáticas.

image

Un campeón del Medio Ambiente en la escena internacional

Parece razonable suponer que es una prioridad para el país, ver un acuerdo estricto a ser adoptado en París y hacer su parte para mitigar el cambio climático.

Colombia adoptó la UNFCCC en 1994 y aprobó el protocolo de Kyoto en 2001. En 2012, durante la cumbre de Río + 20, el presidente Juan Manuel Santos posicionó al país como uno de los vanguardistas al proponer los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que tienen como objetivo la ampliación de los objetivos de desarrollo del Milenio.Más recientemente, el Presidente Santos hizo un vibrante discurso sobre el cambio climático durante la cumbre sobre cambio climático de la ONU celebrada el año pasado en Nueva York, participando como un ecólogo vehemente. Por último, y para confirmar esta postura, el gobierno acaba de anunciar en julio sus Contribuciones Nacionales Determinadas (INDC) antes de la COP21. El país se ha comprometido a frenar sus emisiones en un 20 por ciento en comparación con el escenario actual antes de 2030. Estas son buenas noticias, ya que pocos países en desarrollo han dado un compromiso cuantificado tan temprano.

image

Más ambigüedad cuando se trata de acciones nacionales

Para empezar, en los últimos cinco años, el ministerio de medio ambiente ha contado con cinco ministros que a menudo no tienen experiencia en el tema. En el 2013, mientras que el presidente Santos declaró la extensión de un parque nacional importante en el área protegida más grande de la Amazonía, también estableció casi 20 millones de hectáreas de bosques vírgenes de la Amazonia y el Pacífico como parte de la zona minera estratégica. El año siguiente, el Ministerio de Medio Ambiente comenzó a emitir la autorización para fracking exploraciones de petróleo en regiones altamente sensibles. Una de las razones es que el fracking ofrece una forma de mitigar la caída de los precios internacionales del petróleo.

Acompañando a la luz verde para la extracción de fracking, el gobierno reformó el proceso de licencia ambiental, situación que ha sido vista por muchos como un paso hacia atrás en la protección del medio ambiente, Ahora permite que el sector minero reciba una nueva licencia en poco más de cuatro semanas frente a un promedio previo de treinta semanas que era necesario para poner en práctica todos los controles de seguridad Ambientales.

image

De esta lista no exhaustiva de las medidas nacionales adoptadas por el gobierno colombiano, se puede decir con pocas dudas que el país debe elegir entre el crecimiento a corto plazo y el medio ambiente, el gobierno inclinándose decididamente por la primera.

Por último, no todo es blanco y negro. Colombia ha mostrado y sigue mostrando, una verdadera preocupación por las cuestiones ambientales y de mitigación climática. Sin embargo, las nuevas instituciones son a menudo débiles y necesitan tiempo para construir sobre su capacidad y poder para defender y aplicar políticas. Colombia tiene para una apuesta de largo plazo sobre las industrias de extracción para desarrollar y ganar el reto de la pobreza, aunque el gobierno este dedicado al cambio climático, el cambio en el paradigma de desarrollo no es fácil con poderosos intereses opuestos tratando de hacer lobby en contra de ella.

La historia de Colombia no es inusual, y más países que no sólo siguen luchando entre genuinas buenas intenciones, paradigmas de crecimiento desgastados por el tiempo y los intereses en conflicto, lo que lleva a contradicciones observadas, incluso en las sociedades bien desarrolladas. La realidad de los líderes climáticos no es tan clara, después de todo.

Fuente:
https://studentclimates.wordpress.com/2015/11/06/Colombia-green-washing-or-environmental-champion-a-tale-of-contradictions/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s